Bienvenido  | Regístrate |
Mi Cuenta
Recuperar mi clave Registrate
| Nuestros Planes | Ayuda   
ir al Home

Buscar Noticias
Busquedas Populares : Maquinaria Agrícola , Tiendas y Productos Varios , Industria Agroalimentaria , Propiedades e Instalaciones 
  Navegación  Home : Mercado Agrario Navegación  Actualidad Navegación  ...
New Holland (SIGDOTEK)DercomaqSouthmaq
Titulo noticia:"Cerezos en parrones, una innovación que busca revolucionar el sector"

Cerezos en parrones, una innovación que busca revolucionar el sector

Enviar a un amigo Enviar a un Amigo    | Compartir en :   |  |  | Volver 
Publicada el 17/07/2017
 Hace algunos años, Gonzalo Espinosa reemplazó kiwis por cerezos, algunos de los cuales plantó en el sistema de conducción de parrón. Comprobó que puede obtener más y mejor fruta que bajo los modelos tradicionales.

Desde sus comienzos en la agricultura, Gonzalo Espinosa, ingeniero agrónomo y productor de kiwis y cerezas de la Región del Maule, no se ha cansado de buscar fórmulas para innovar como una manera de mejorar los resultados de sus producciones y, de paso, hacer crecer su negocio.

Un día, al ver que el negocio del kiwi iba a la baja, reemplazó varias de esas plantas con cerezos y plantó tres de ellos, de la variedad Santina, con el sistema de conducción de parrón que ya tenía instalado para los kiwis.

"Todos pensaron que era una tontera. Imagínate, a quién se le habría ocurrido hacer eso, si los cerezos normalmente son manejados de forma vertical. Los kiwis, en cambio, son más dóciles, por lo que se pueden manejar como una enredadera", asegura.

Por ello, muchas personas le auguraron lo peor.

"Me dijeron que se me quemaría la madera y que la fruta crecería mal a causa de que las hojas la taparían. Sin embargo, nada de eso pasó. Se equivocaron rotundamente", indica.

Lo cierto es que al final del primer año se encontró con la primera gran sorpresa: los cerezos en el parrón habían dado fruta, lo que en los huertos nuevos normalmente no ocurre tan temprano. De hecho, esta situación no se repitió en ninguno de los cuarteles de cerezos que había plantado de forma tradicional.

"Normalmente, una planta de cerezo comienza a producir al tercer año. Pero con este sistema nos encontramos que una planta terminada, que era doblada e instalada, producía al año siguiente, es decir, se ganaba un año", dice Espinosa.

Si bien las productividades siguieron mejorando en los años siguientes, Espinosa también tuvo la oportunidad de evaluar directamente otros aspectos, como la calidad de la fruta obtenida.

"La fruta de mejor calidad era la que se ubicaba en el último tercio de la planta hacia arriba, lo que tiene directa relación con la exposición solar que tiene en esa parte el árbol", explica.

Pero, además de mejorar el producto obtenido, el sistema permitía facilitar la realización de las labores, especialmente los manejos fitosanitarios.

"Al hablar de las aplicaciones, por ejemplo, se debe considerar que con el parrón se genera una especie de techo, lo que en rigor lleva a que se aproveche todo el producto que se aplica. En los huertos verticales, en cambio, dejan una deriva, que si bien puede caer en la hilera del lado, también podría llegar al suelo", dice Gonzalo Espinosa.

El siguiente paso

Tras los buenos resultados con los cerezos en parrón, Gonzalo Espinosa decidió aumentar la superficie. Para ello destinó seis hectáreas de su campo ubicado en la localidad de Los Cristales, en las cercanías de Curicó. En una mitad, plantó cerezos de la variedad Santina (sobre patrón Colt) bajo parrón; mientras que en la otra, cerezos de la misma variedad y portainjerto, pero bajo un sistema de conducción Vitrelis (V).

La experiencia confirmó los resultados que ya había obtenido y validó el sistema ante los incrédulos. Es más, con el fin de llevar un registro del ensayo, se dio el tiempo para tomar nota de cada uno de los resultados a lo largo de las distintas temporadas y comprobó que la superficie bajo parrón, que cuenta con 1.250 plantas por hectárea, alcanzó productividades muy superiores que las del sistema de la V, que posee 2.500 plantas por hectárea.

"En estos años, el Vitrelis nunca ha producido más que el parrón. De hecho, en la última temporada, con daño por heladas de por medio, el parrón obtuvo 5.591 kg/ha, es decir, mucho más de las 1.793 obtenidas por el sistema de la V. Así, por lo tanto, si este año no ocurre nada, esperamos que el parrón, siendo muy conservadores, logre una producción superior a los 15.000 kg/ha", asegura.

En términos de calidad, según Espinosa, ocurre algo similar. En calibre, por ejemplo, alrededor del 95% de la fruta obtenida desde el parrón alcanza tamaño Jumbo, mientras que en el caso de la proveniente desde las plantas verticales, ese índice solo llega, en promedio, a 82%. Además, en cuanto a grados brix y firmeza de la fruta, ocurre algo similar: los registros siempre son mejores para las plantas de parrón.

También han visto que el sistema puede ser una herramienta para enfrentar eventos climáticos como heladas y lluvias primaverales.

"El año pasado registramos seis días de heladas en mi zona, lo que hizo que todos se vieran afectados en distinto grado. Nosotros también nos helamos, pero en el caso de los parrones con cerezas el daño fue muy menor", asegura. Y respecto de la lluvia, han visto que en los huertos bajo el sistema de parrón, "a diferencia de los huertos con sistemas verticales, casi no se registra partidura en la fruta luego de una lluvia fuerte, debido a que las hojas de la planta terminan dándoles protección a las cerezas, las cuales al ser más pesadas, se meten debajo", explica.

Espinosa cuenta que seguirán realizando pruebas y que hoy está probando otros sistemas de conducción, entre los cuales destacan uno vertical, un Vitrelis modificado y uno basado en el crecimiento de siete ramas.

Tanta fe tiene Espinosa en este sistema que para los próximos años pretende reemplazar con cerezos buena parte de su actual superficie de kiwis.

Pese a que tiene plena certeza de que el sistema funciona y que es, por lejos, la mejor opción para plantar cerezos, Gonzalo Espinosa aún no se atreve a recomendarlo.

"Antes de eso, me interesa que alguien externo e independiente, como una universidad, lo pueda validar. En estos casos siempre se necesita un respaldo para darle peso a lo que estamos haciendo y, por cierto, logrando", indica.

Al primer año las plantas en parrón comenzaron a dar fruta versus los tres tradicionales

15 mil kilos por hectárea esperan obtener esta temporada si no ocurren eventos

Fuente: Econmía y Negocios

Recibe GRATIS las noticias en tu correo, Regístrate en nuestro newsletter acá

Portal del Campo - Comentario

Ingresa tu comentario

 
Nombre
E-Mail (Su e-mail no será visible en el comentario)
Comentario

Portaldelcampo no se responsabiliza por los comentarios realizados por los usuarios. Dichos comentarios son responsabilidad de quien los emiten y no representan los pensamientos de portaldelcampo.

 

Ingresar el codigo Anti-Spam       
      
      
 

COMENTARIOS

Jose Francisco Torres | 2017-07-17 21:19:03

 
Comentario: Estimados,Seria factible que pudieran enviarme los datos de contacto de Don Gonzalo Espinosa. Gracias.

Gustavo Loyola Guzmán | 2017-07-17 10:23:40

 
Comentario: Felicitaciones Gonzalo, solo con creatividad y decisión se logra innovar y avanzar. Te saludamos con nuestros mejores deseos de éxito. www.biopoliagua.cl

© 2008 - 2017 Portaldelcampo.cl La diferencia es la clave de su negocio.

El uso de este sitio implica la aceptación de las condiciones de uso de Portaldelcampo.cl - Léalas aquí